Logo de Palace Resorts Todo incluido

OBJETIVO Contribuir al almacenamiento del carbono atmosférico y a la regulación de cambio climático, al garantizar la conservación de nuestras 315 hectáreas de manglar y selva baja.

Reserva Natural Privada de Moon Palace

El complejo Moon Palace de Cancún está establecido en un área de 544 hectáreas de selva baja caducifolia y humedales, lo cual nos da la gran responsabilidad de adaptarnos a las necesidades del cambio climático, por esta razón, mantenemos el 88% de la propiedad en sus condiciones naturales e incluso, hemos certificado 315 hectáreas como la “Área Natural Protegida Moon Palace”, ante la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), logrando registrarla así en 2013.


Antídoto natural para el cambio climático

La presencia de manglar costero no solamente contribuye a la formación de un sustrato nutritivo para el suelo, sino que provee refugio, alimentación y espacio para la reproducción de la vida silvestre local, y funciona como un antídoto natural para el cambio climático. Este ecosistema funge como receptáculo de carbono azul, el cual elimina el dióxido de carbono de la atmósfera y del océano, a la par que mitiga el efecto de los gases de efecto invernadero. La selva baja es un hábitat que también contribuye al proceso de almacenamiento de carbono, así como a brindar refugio a numerosas especies en peligro.

Vista panorámica de nuestra reserva natural protegida en Cancún
Área Natural Protegida Moon Palace

Moon Palace ha formado una alianza con CINVESTAV y el Programa Mexicano del Carbono para desarrollar un proyecto en el cual se mide periódicamente el reservorio del carbono azul del Área Natural Protegida Moon Palace. Como resultado, se ha encontrado que nuestra área de manglar tiene la capacidad de almacenar lo equivalente a la huella de carbono que producen 60,000 personas, en un año.

La protección constante y el desarrollo de estudios biológicos relevantes nos brinda la información necesaria para establecer acciones en armonía con el medio ambiente, con el objetivo de lograr un “Turismo neutral en carbono”, en el que la huella de carbono humana sea mitigada o cancelada gracias a la conservación de la riqueza biológica.

El proyecto de reforestación de playas contrarresta el impacto de la urbanización de nuestras propiedades sobre las líneas costeras y previene la erosión de playas.

x